11 de noviembre de 2019

LA VIDA IMPRESA EN LOS HUESOS - Exposición en el Museo de Navarra

Nicolás Zuazua en la visita guíada

La Vida impresa en los huesos es el título de la exposición que podemos ver en el Museo de Navarra hasta el 20 de febrero de 2020. La entrada a la exposición es gratuita, así como las visitas guiadas a la misma.

Tuve la suerte de poder asistir a una de estas visitas. Nicolás Zuazua y Carlos Zuza, arqueólogos, nos detallaron a los asistentes las piezas más relevantes de manera muy amena.

La exposición trata sobre una de las disciplinas que están directamente relacionadas con la arqueología: la Paleopatología.

La Paleopatología tiene por objeto el estudio de las enfermedades en las poblaciones antiguas a través de la identificación de alteraciones patológicas en los restos humanos procedentes de yacimientos arqueológicos.

En la exposición podremos contemplar restos esqueléticos que han sido encontrados en Navarra. La muestra abarca desde el tercer milenio a.C. hasta el siglo XIX. Estas piezas forman parte de los fondos arqueológicos del Gobierno de Navarra. La mayoría de las piezas es la primera vez que se exponen al público.

La comisaria de la exposición es Mª Paz de Miguel Ibáñez.

El nombre de la exposición me pareció genial. La Vida impresa en los huesos. Las huellas de enfermedad o de agresiones violentas convierten a los huesos en las hojas de un libro que nos ayuda a imaginar la vida que llevaron, o la manera en que murieron, aquellos a los que pertenecen las calaveras y esqueletos expuestos. Nos vamos a encontrar historias macabras y tristes, propias de tiempos bastante salvajes. Tiempos donde, además, los cuidados médicos eran un privilegio para unos pocos.

Las exposición tiene dos partes. En una de ellas las vitrinas nos muestran esqueletos completos. En la otra los restos se agrupan en vitrinas diferenciadas por las causas que dejaron huella en los huesos, que, resumiendo se pueden clasificar en dos: enfermedades y agresiones (guerra o ajusticiamientos).
A continuación te detalló algunas de la piezas más interesantes:

- Una vértebra con una punta de flecha clavada del Hipogeo de Longar. Es del tercer milenio a.C. Es la pieza más antigua de la exposición. Habitualmente se puede ver en la exposición permanente del museo, en la sala de Prehistoria.

Flecha de sílex en vértebra del Hipogeo de Longar
- La calavera de un soldado que fue muerto con un virote de ballesta en el castillo de Tiebas. El cadáver se encontró enterrado en la capilla del castillo.

Cráneo de hombre muerto con flecha de ballesta

- La cabeza cortada de una ejecución que se realizó en Pamplona. Tuvieron que pegarle dos tajos para separar la cabeza del cuerpo. Se encontró en el cementerio musulmán (maqbara) del siglo VIII de la Plaza del Castillo.

Cabeza cortada encontrada en la Plaza del Castillo
- La calavera de un soldado francés de la Guerra de la Independencia al que le pegaron un tiro que le entró por el ojo y le salió por la nuca. El cadáver de este soldado se encontró en una fosa común en el paso de El Carrascal, junto con otros nueve soldados muertos en una emboscada de los hombres de Espoz y Mina. Junto al cráneo se expone una de las balas que aparecieron junto a los cadáveres. Es del tipo que le ocasionó la muerte.

Cráneo de soldado napoleónico con agujero de bala.
- La horrible huella que la sífilis dejó en los huesos de un joven de 16-18 años. Es del Monasterio de Fitero. Siglo XVI.

Huesos carcomidos por la sífilis
- El esqueleto de un bebé del poblado prerromano del Alto de la Cruz de Cortes

- El pequeño ataúd con esqueleto de un aborto de 20 semanas encontrado en la catedral de Pamplona. Siglos XVIII-XIX.

Pequeño ataúd de la catedral de Pamplona
- El esqueleto de una mujer que padeció Lepra. Se encontró en la necrópolis de Gomacín (s.VII).
Un audiovisual nos muestra una recreación del aspecto que debió tener esta mujer en vida y como el desarrollo de la enfermedad fue deformando su rostro.

Esqueleto de mujer adulta con lepra. Nótese los daños en las piezas dentales.


- El esqueleto de un soldado musulmán que fue enterrado en la necrópolis de la plaza del Castillo. Se le enterró mirando hacia la Meca, tal como es precepto en el Islam. Este soldado sufrió en vida varias lesiones fruto, seguramente, de la actividad militar. Podemos ver como soldaron tras la fractura varias costillas y un hueso del brazo.

Enterramiento de guerrero musulmán. Se le enterró mirando hacia la Meca


Estas son sólo algunas de las historias que guardan estos restos humanos. Hay más esperándonos en esta interesante exposición.

Hay que hacer mención a los estupendos dibujos de Iñaki Dieguez Uribeondo. Nos van a servir para interpretar estas historias. Reproducen escenas relacionadas con los restos humanos que podemos ver.

Dibujo de Iñaki Dieguez. Emboscada en el paso de El Carrascal
Cuando finalice la exposición estas interesantes muestras del pasado de Navarra volverán al almacén arqueológico del Gobierno de Navarra. Creo que sería conveniente crear un museo arqueológico independiente de las secciones de Bellas Artes que también se exponen en el Museo de Navarra. Hay mucho material arqueológico, por falta de espacio, no podemos contemplar.
Si quieres saber más sobre la salas de Prehistoria y Roma del Museo de Navarra puedes consultar el siguiente enlace:

- Museo de Navarra. Prehistoria y Roma.


© Julio Asunción

Búsqueda de rutas

Datos personales

Mi foto
Historiador y guía turístico. Autor de "Guía arqueológica de Navarra", "8 planes originales para conocer Navarra", "Tesoros del arte y de la historia de Navarra", "Pueblos guerreros de Navarra" y coautor de "Cuando las cosas hablan". Colaborador de las revistas "Conocer Navarra" y "Pyrenaica". Youtuber con más de 1.400 vídeos de contenido cultural. He publicado más de 300 rutas senderistas en la red con más de 2.700 kilómetros de recorridos.