.
.

MENHIRES DEL MONTE ESKINTZA (CIRAUQUI)

Ir a mapa de yacimientos





Ver MENHIRES DEL MONTE ESKINTZA (CIRAUQUI) en un mapa más grande


Tipo de ruta: Circular.
Distancia: 15,000 Km.
Desnivel máximo: 378 metros.
Ascensión acumulada: 512 metros.

Subida desde Cirauqui al monte Eskintza. Además de ascender a este monte cubierto de bosque mediterráneo y coronado la ermita de San Cristóbal, en la ruta se visitan tres menhires, de los más meridionales que podemos ver en Navarra. Uno de los menhires se encuentra junto a la ermita. Como en otros lugares volvemos a ver como un paraje sagrado en la prehistoria lo ha seguido siendo muchos siglos después. La ermita de San Cristobal, el menhir de Eskintza y las extensas panorámicas son un gran premio al esfuerzo de la ascensión.

Puntos de interés:

- Subida al monte Eskintza, de primera categoría en Navarra.
- Ermita de San Cristóbal. En lo más alto del monte.
- Menhires del Corral de Sánchez y de Eskintza.
- Panorámicas de Tierra Estella.
- Cirauqui, pueblo del Camino de Santiago con grandes atractivos, como su calzada y romano, la Iglesia de San Román, el portal medieval, etc.

(Km. 0,00) Dejamos el coche en la parte baja de Cirauqui, al lado de la calle Portal, llamada así por el antiguo portal medieval que se conserva.
Vamos atravesando el pueblo siguiendo las flechas amarillas que marcan el camino de Santiago. Pasamos la plaza del ayuntamiento y empezamos a bajar por la parte más occidental del pueblo.

A la salida del pueblo las flechas del Camino llevan hasta la calzada romana (ver ruta calzada romana de Cirauqui). Aquí, en vez de seguir la calzada, tiramos a la izquierda por la calle del pueblo.

(Km. 0,600) Nada más pasar una fuente la calle hace una bifurcación. En su centro una curiosa casa o almacén hecho con piedra. Tomamos a la derecha cogiendo la calle que desciende hacia los campos de labranza. El monte que tenemos enfrente es el Eskintza, nuestro objetivo, en gran parte cubierto de pinos.



(Km. 0,800) Bifurcación. Aquí acaba la pista de cemento y empiezan dos pistas de tierra. Elegimos la de la derecha. Pasamos entre campos de cereales y vides en esta aproximación a la montaña Eskintza.

(Km. 1,530) Dejamos un viñedo a la derecha y el camino continúa entre dos muretes de piedra que delimitan los sembrados.

(Km. 1,750) Más adelante el camino empieza a bajar y pasa por los restos de un antiguo camino medieval o quizás restos de calzada romana. Se aprecian las piedras que forman la calzada.


(Km. 1,880) La pista acaba en otra pista más ancha. Vamos hacia la izquierda.

(Km. 1,990) La pista llega a otra que viene perpendicularmente. Seguimos por la derecha.

(Km. 2,400) Llegamos a un curioso puente de piedra y hierro que ayuda a salvar el río Salado. El puente antiguo restaurado nos hace pensar en la existencia de una antigua calzada por estos parajes.


A partir del puente comienza la ascensión al Eskintza.

(Km. 2,800) Nos vamos acercando al canal que cruza elevado un barranco. Una vez junto a él, la pista sigue a la derecha. Nosotros la abandonamos para hacer una subida un poco más aventurera. Nos desviamos por la izquierda y cruzamos el canal.

(Km. 3,00) Bifurcación. Salimos de la pista siguiendo por la derecha junto al vallado que limita por el Sur un prado donde suelen estar pastando vacas. El sendero un poco más adelante se abre en pista.

(Km. 3,250) Llegamos a un paso en el vallado que pasamos. Dejamos la verja cerrada de nuevo.
Pasada la verja, abajo, al otro lado de la vaguada, detrás de un prado y cerca de un abrevadero, vemos otro camino que va por el fondo del barranco. Vamos hacia el nuevo camino.
Avanzamos por un camino muy irregular, en invierno seguramente muy embarrado. Transcurre entre la vegetación que cubre las laderas del valle.

(Km. 3,600) La pista se bifurca. Elegimos a la izquierda.

(Km. 3,870) El camino desemboca en una pista junto a una balsa de agua para que beba el ganado. Seguimos a la izquierda.

(Km. 4,200) El camino desemboca en un prado, donde acaba. Ahora tendremos que hacer uso de nuestro sentido de la orientación pues nos espera un tramo campo a través. Avanzamos por la derecha, pegados al vallado del borde derecho del prado, en dirección Noroeste.

(Km. 4,350) Cuando vamos llegando al final de este tramo de la valla, poco después de unas grandes piedras que vemos al otro lado, debemos saltar la valla. A partir de ahora vienen los metros más complicados.
Desde aquí hay que subir en dirección Norte salvando la vegetación que nos va a dificultar la progresión. El objetivo es llegar a una pista que cruza 70 metros más arriba, a algo más de 300 metros de distancia.

(Km. 4,670) A pesar de la poca distancia, el superar este escalón se hace bastante duro. Por fin llegamos a una pista ancha de tierra. Saltamos el vallado y nos incorporamos a ella para seguirla hacia la izquierda. Sólo setenta metros más adelante encontramos…

(Km. 4,750) …el menhir del Corral de Sánchez. Está tumbado al lado del borde izquierdo de la pista, justo enfrente de un cruce con otra pista que lleva al Corral de Sánchez, hoy en ruinas. Seguramente fue tirado a este lugar cuando se hizo la pista. Aunque este es el único menhir catalogado en este lugar, me llamó la atención, sólo diez metros más adelante, en el mismo lado de la pista, otra gran piedra tumbada que perfectamente puede tratarse de otro menhir. El primero mide 1,80 m. de largo. El segundo alcanza los 2 m.


(Km. 4,900) Continuamos por la pista en dirección Sureste. Si la siguiéramos sin dejarla llegaríamos a la cima de Eskintza. Pero vamos a hacer un pequeño rodeo para alargar un poco la caminata y no repetir camino en la bajada. A poco más de un centenar de metros desde los menhires nos desviamos a la derecha, para coger una pista menos transitada que recorre la ladera Norte de Eskintza.
El camino va subiendo suavemente atravesando el bosque de carrascas a lo largo de kilómetro y medio.

(Km. 6,400) La pista gira hacia la izquierda junto a una verja donde nace otro camino. Seguimos la pista principal para ascender los últimos metros que nos van a llevar al cordal de la sierra.
Continuamos la pista que sigue el cordal hasta que por fin vemos…

(Km. 7,580) …la ermita de San Cristóbal que corona la cima. Una curiosidad. En este alto del monte Eskintza se encontraba el rey Alfonso XII cuando los carlistas sorprendieron a las tropas liberales en la batalla de Lácar, pueblo que se encuentra a cinco kilómetros. El rey tuvo que huir a uña de caballo para no caer preso. De haber sido apresado seguramente el final de la tercera guerra carlista hubiera sido distinto.


Muy cerca de la Ermita, junto a la pista, se encuentra el menhir de Eskintza. Se conserva en pie. Tiene aproximadamente 1,20 metros de altura, medio metro de anchura y uno 25 centímetros de grosor. En su lado Este parece que tiene algunos agujeros que podrían ser tallados por mano humana.


Adosado a la iglesia hay un refugio abierto.
A unos metros de la iglesia está el vértice geodésico, desde donde se tienen las mejores vistas. Desde aquí vemos Cirauqui, donde hemos empezado la caminata. Cerca, un poco más hacia el Este, Mañeru. Detrás la sierra del Perdón y un poco más a la derecha las canteras de la sierra de Alaiz. Al Oeste Monjardín y Montejurra.


Destaca también el hermoso buzón metálico con forma de iglesia que se encuentra junto al vértice geodésico.


La bajada y el comienzo de la vuelta a Cirauqui la hacemos por la pista principal que empieza en el llano junto a la ermita y muy cerca del menhir.

(Km. 8,900) Bifurcación, vamos por la izquierda.

(Km. 9,550) Volvemos a pasar junto a los menhires del Corral de Sánchez, pero ahora seguimos por la pista principal. El retorno será más cómodo pero un poco más largo que la subida. La ancha pista baja entre encinas y enebros.

(Km. 11,700) La pista llega a otra que se cruza perpendicularmente. Seguimos por la derecha.

(Km. 12,900) Volvemos a pasar junto al canal y más adelante por el puente de piedra y metal que cruza el río.

(Km. 15,000) Sólo queda continuar la pista que nos lleva sin pérdida hasta el pueblo. En Cirauqui merece acercarse a la Iglesia de San Román para ver su bella fachada medieval, donde tierra adentro, podremos encontrar a una sirena…



Track y waypoints de la ruta en este link.

Si buscas más rutas por Navarra, prueba a visitar mi blog de senderismo y montaña:
http://senderismonavarra.blogspot.com

Si has visitado esta página es que te gusta la arqueología. Prueba a visitar mi blog de rutas arqueológicas por Alicante:
http://arqueologiaalicante.blogspot.com

Si te ha gustado, o no, la ruta, te agradecería que la comentaras. Ya sabes, todo sea por mejorar.

1 comentario:

  1. Por hacerlo un poco más fácil:
    en el km. 4.200. Es mejor bordear el prado y barranco por la izquierda por un camino conocido como las culebrinas o camino de Soraun que te lleva entre árboles hasta Markora. Markora es el portillo de Montesquinza hacia Oteiza. Se supone que allí hay un montón de piedras que según la tradición tiraban los caminantes para evitar que salgan los espíritus (de un supuesto dólmen). Una vez en el portillo tenemos 2 opciones interesantes: a) seguir por cualquier sendero que suba y nos llevará a la ermita de S. Cristóbal, dejando la visita a los dólmenes de txarakadia (Corral de Sánchez) para la bajada. Y b)desviarnos un poco y subir hacia el ¿sur oeste? donde encontramos restos de un antiguo pueblo prehistórico: Murugain. Volvemos hacia el punto a.
    Espero sirva de ayuda.
    J. Gurutxarri

    ResponderEliminar

Búsqueda de rutas