.
.

HIPOGEO DE LONGAR

Ir a mapa de yacimientos





Ver HIPOGEO DE LONGAR en un mapa más grande

Tipo de ruta: Ida y vuelta.
Distancia: 12,00 Km.
Desnivel máximo: 243 metros.
Ascensión acumulada: 441 metros.

En esta ruta visitamos uno de los monumentos prehistóricos más importantes de Navarra: el Hipogeo de Longar, descubierto en 1.985 y excavado en la década de los noventa. Es una de las tumbas prehistóricas mejor conservadas de la Península Ibérica. Recorreremos los valles donde cazaron, cultivaron, trabajaron y vivieron estos pobladores prehistóricos. Aprovecharemos también para hacer cima en el Alto de los Bojes, donde hoy se ha situado un parque eólico. Zona agrícola pero con bancales abandonados que poco a poco la naturaleza va recuperando con ayuda de las repoblaciones que se organizan en Viana. A lo largo del camino nos encontraremos campos de almendros. Buena época para hacer la ruta es a finales de febrero o principios de marzo para ver la hermosa floración de estos árboles.

(Km. 0,00) La ruta comienza en Aras, pequeño pueblo a siete kilómetros de Viana. Se llega aquí por la carretera que une esta localidad con Aguilar de Codés. Situándonos junto a la Iglesia, tenemos que coger la calle que, por detrás de la misma, lleva hasta lo alto del pueblo en fuerte pendiente.

(Km. 0,160) Llegamos a lo más alto del pueblo, junto a una valla de madera que rodea un área recreativa ("la Balsa"). Aquí hay un cruce de caminos de donde salen tres pistas. Hay que elegir la de la izquierda.

(Km. 0,880) Nos alejamos del pueblo por la ancha pista. Unos metros más adelante sale hacia la izquierda otra pista que ignoramos y continuamos por la que traemos. Seguimos recto por la pista que va hacia los aerogeneradores, cuya visión (a mi no me gustan) nos acompañará durante buena parte del recorrido.
Superamos una pequeña cuesta que lleva a un collado donde tomamos la pista de la de la derecha. Desde el collado se tiene una vista del valle que tenemos que cruzar.

(Km. 1,180) Bajando la cuesta nos encontramos con otro cruce de pistas. Tomamos la de la izquierda que baja, girando 180º, abandonando la que se dirige en dirección a los molinos.

(Km. 1,630) Al poco tiempo sale a la derecha en un giro brusco de 180 grados otra pista que también ignoramos. Hay que continuar por la pista que traemos hasta el fondo del valle al que llegamos dejando a la derecha un campo de almendros que dependiendo de la época nos obsequiará con el colorido de sus flores invernales.

(Km. 2,700) Un corral de piedra marca el final del ascenso a la otra vertiente del barranco. A partir de aquí volvemos a descender a otro valle.

(Km. 3,00) Siguiendo sin pérdida la cómoda pista, se llega a un cruce con postes señalizadores. Quedan dos kilómetros para el Hipogeo de Longar. El cartel que indica hacia Aras no es exacto, ya que llevamos andados tres kilómetros desde el pueblo y no los 2,5 que marca. Por la izquierda se incorpora el camino que viene desde Viana que es el que suelen utilizar los coches para acercarse al Hipogeo. A partir de aquí y hasta el Hipogeo los postes marcan el camino. No obstante, ante posibles deterioros de los mismos sigo indicando las direcciones de los cruces.


(Km. 3,830) Junto a otro corral de piedra hay una zona despejada, un banco y un camino que sale a la derecha. Nosotros seguimos rectos por la izquierda. Pronto llegamos a un nuevo desvio señalizado "Longar 1,4 Km.". Seguimos por la de la izquierda y llegamos a una pequeña explanada donde hay un panel explicativo sobre el hipogeo. Desde aquí queda poco más de un kilómetro para llegar al monumento.


(Km. 5,100) Llegamos al Hipogeo de Longar. Es uno de los monumentos megalitos más importantes de Navarra. Un hipogeo se diferencia de un dolmen en que la cámara está en todo o en parte excavada en la roca. Es una de las pocas tumbas prehistóricas que ha llegado intacta hasta nuestros días, lo que le da aun más relevancia. Más de 4.500 años de Historia contemplan este lugar que fue sagrado para los habitantes prehistóricos de estos valles. Está datado entre el 2.650 y el 2.500 a.C. entre el final del Neolítico y el comienzo del Calcolítico.


Con solo algo más de 4 metros de profundidad se encontraron restos de cerca de un centenar de cadáveres que se fueron depositando sucesivamente aquí a lo largo de más de un siglo. Algunos de ellos llevaban flechas de sílex incrustadas en los huesos, lo que da idea de las luchas entre tribus que se producían por el control de los recursos de estos valles. Son las muestras de conflictos bélicos más antiguos de Navarra. De esta gente no nos han llegado sus poblados, seguramente simples cabañas construidas con materiales perecederos, pero si han dejado para nosotros su "hogar" para los difuntos.


Situado en un altozano con grandes vistas hacia el Ebro, con imaginación podemos sentir la devoción y los ritos con los que despedían a sus seres queridos en su viaje hacia el "más allá".


Más información del Hipogeo de Longar la podéis encontrar en el artículo que publiqué en el nº 20 de la revista CONOCER NAVARRA.


(Km. 5,440) Una vez acabada nuestra cita con la Historia seguimos el ascenso hacia el Alto de los Bojes. Continuamos la pista que nos ha traído hasta el Hipogeo subiendo hacia los molinos hasta desviarnos por un senderito que cruza perpendicularmente y se dirige directamente hacia ellos.

(Km. 5,690) Atravesamos la zona más arbolada de la ruta, gracias a las repoblaciones de pinos que se han hecho en los últimos años y que buscan recuperar el paisaje primigenio de estos lugares. El sendero desemboca en la pista de servicio de los aerogeneradores. Llegamos junto al primer molino. Gran vista desde aquí sobre todo hacia el sur, la ribera del Ebro.

(Km. 6,00) Un poco más adelante llegamos a un cruce y aquí tiramos hacia la izquierda por la pista que sube. Vamos pasando junto a los aerogeneradores hasta la plana cima del monte ocupada por los gigantescos molinos.
El punto más alto es una coscoja junto al tercer aerogenerador de la loma contando desde el norte. A pesar de su nombre, Alto de los Bojes, no se ve ninguno. El zumbido de las aspas de los molinos compite con el siseo del viento en esta cima desde la que se ve la Sierra de Codes contrastando con los llanos del Ebro hacia el sur. Desde aquí se abarca el territorio donde cazaron y cultivaron los humanos que construyeron el Hipogeo cercano, si bien entonces la vegetación de pinos y encinas era más densa y esta coscoja cimera no estaría tan solitaria.

(Km. 12,00) Sólo queda volver a Aras por el mismo camino.

Tracks y waypoints de la ruta AQUÍ.




Si has visitado esta página es que te gusta la arqueología. Prueba a visitar mi blog de rutas arqueológicas por Alicante:
http://arqueologiaalicante.blogspot.com

Si buscas más rutas por Navarra, visita mi blog de senderos y montaña:

http://senderismonavarra.blogspot.com

AOIZ - CASTRO DE LOS JERONALES

Ir a mapa de yacimientos





Ver CASTRO DE LOS JERONALES - AOIZ en un mapa más grande


Tipo de ruta: Circular.
Distancia: 33,800 Km.
Desnivel máximo: 620 metros.
Ascensión acumulada: 1.114 metros.

La sierra de Zarikieta tiene valores de sobra para hacer su recorrido sumamente interesante. Es una de las zonas mas despobladas de la Comunidad Foral. La construcción del embalse de Itoiz aun la ha aislado mas. Cuenta con una de las mayores extensiones de pinar y encinar de toda Navarra. Además en sus altos, encontramos el Castro de los Jeronales, poblado de la Edad de Hierro que conserva los restos de una potente muralla que protegía a sus habitantes.

(Km. 0,00) La ruta es de día completo, con mas de 33 kilómetros de recorrido si bien se puede acortar si sólo se visita el poblado de la Edad del Hierro de los Jeronales. Comienza en Aoiz, donde merece visitarse su Iglesia de San Miguel con un retablo de Anchieta y una excepcional pila bautismal.


(Km. 0,00) Desde el aparcamiento que hay junto a la Iglesia bajamos al puente medieval sobre el río Irati, uno de los mas bellos de Navarra. Al otro lado del puente encontramos un panel informativo con las rutas de los alrededores. La nuestra sigue en buena parte el PR-NA 191.

(Km. 5,300) Empieza la ascensión por una pista forestal que según ganamos altura nos ofrece vistas de la presa de Itoiz. Esta es la parte mas dura del recorrido, ya que hay que ganar los 1.000 metros de altura del cordal desde los poco mas de 400 del puente medieval. Una vez arriba la pista forestal llanea por los altos de Zarikieta.

(Km. 7,300) Algo mas de 2 km. mas adelante hay que salirse de la misma, sin camino definido, para coronar el Santa Bárbara, catalogada cima de primera en Navarra. Un montón de piedras señala su máxima altura. Carece de buenas vistas debido a los árboles que rodean la cima.

(Km. 8,500) De vuelta a la pista, a poco mas de 600 metros encontramos el poste indicador del comienzo del sendero que lleva al Castro de los Jeronales. Está ubicado en un lugar estratégico, donde los precipicios forman su defensa natural en su parte norte. En la parte sur, por la que entramos al poblado, nos sorprenderá la potente muralla de piedras sin trabajar que protegía la zona menos resguardada del poblado. Aunque los bojes han tomado el castro, han sido incapaces con esta masa de piedras de cuatro metros de ancho por otros tantos de alto. El poblado ocupa solo 1 Ha. por lo que llama mas la atención el esfuerzo que tuvieron que hacer sus habitantes para la construcción de este aparato defensivo. Parece que las cosas no estaban muy pacíficas allá entre los siglos VII y II a.C.


También es destacable la excelente panorámica desde lo mas alto del poblado prehistórico. Se llegan a ver algunos edificios de Pamplona, el Larrogain y la Peña de Aintzioa, el Corona, la sierra de Areta con su mas alta cima el Baigura y bajo nosotros, a los pies del cortado rocoso donde se alza el poblado, un manto verde de pinos que contrastan con las extensiones azules del pantano de Itoiz.



Desde el castro se puede volver por el mismo camino a Aoiz, o continuar ruta para alcanzar el punto más alto de la sierra de Zarikieta, el Mendigaña.

(Km. 10,950) Otra vez en la pista forestal. A algo menos de un kilómetro hay que salirse a la derecha para, por una senda entre bojes, llegar a la cima Zarikieta. Esta altura toma el nombre de la sierra aunque no es su punto mas alto. Un vértice geodésico y grandes vistas, ahora hacia el sur, premian al caminante. La larga loma de Leire, la peña Izaga y la Higa de Monreal dominan el fondo del escenario natural. Hacia el Este, se ve alzarse el Pirineo de Huesca, con esas atrayentes puntas nevadas de primavera. A nuestros pies un manto verde formado por grandes extensiones de encinas y pinos y, al fondo del valle, la pista por la que volveremos a Aoiz. Pero antes queda coronar el Mendigaña.


De camino se puede subir al Artxuba y al Salbatore. En el track están marcados estos desvíos. Lo recomiendo solo para los que quieran completar estas dos cimas de tercera en su currículum montañero, ya que no hay un camino claro, alcanzarlas es dificultoso por la vegetación que entorpece el paso y las panorámicas son bastante pobres cuando no nulas.

(Km. 17,200) Siguendo la pista principal llegamos a un amplio collado donde empieza el ascenso a la Peña de Mendigaña y según vamos subiendo, a la derecha, la Peña Roya, que como un afilado diente prevalece sobre los pinos que quieren ocultarla.


Para alcanzar la cima de Mendigaña hay que hacer un último esfuerzo de orientación ya que tampoco hay un camino marcado. Arriba hay un pequeño buzón rodeado de bojes que marca los 1.111 metros de la máxima altura de la sierra de Zarikieta. Aunque desde la misma cima los bojes impiden las vistas, a pocos metros el verde se abre y deja que disfrutemos de estas vistas de pájaro que tanto nos gustan a los montañeros.


Por último, ya de vuelta, podemos subir a la peña de Mendigaña, cerca del collado. Esta es accesible, al contrario que la Peña Roya. Desde el trono pétreo de su cima se disfruta de toda la naturaleza circundante y extensas vistas del cordal de la sierra Zarikieta, que acabamos de recorrer.

(Km. 19,100)La vuelta es larga pero cómoda. Entre el Mendigaña y el Salbatore, a la izquierda, sale otra pista con el poste indicativo del sendero PR-NA 191.

(Km. 23,150) A lo largo de bastantes kilómetros lleva a través de uno de los mejores encinares de Navarra. En el camino una grata sorpresa: la Iglesia románica de San Martín. Está en un paraje especial, junto al arroyo que acompaña el musical canto de los pájaros que pueblan en abigarrado bosque que rodea el templo. Lugar ideal para descansar de la kilómetrada que llevaremos a estas alturas y así coger fuerzas para los últimos kilómetros.


(Km. 30,500) Tras un último desvío a la derecha pasamos por una zona abierta de prados ganaderos.

(Km. 31,700) Acercándonos a una antena repetidora cercana a las bordas tendremos una vista de Aoiz, punto final del recorrido. Solo queda bajar por la pista de cemento.


(Km. 33,800) Tras cruzar el río, esta vez por la pasarela peatonal moderna, volvemos a la civilización después de este largo e interesante recorrido por una de las zonas mas despobladas de Navarra

Track, waypoints de la ruta AQUÍ.



Si te ha gustado, o no, la ruta te agradecería que la comentaras. Ya sabes, todo sea por mejorar.

Si buscas más rutas por Navarra, visita mi blog de senderos y montaña:

http://senderismonavarra.blogspot.com

Si has visitado esta página es que te gusta la arqueología. Prueba a visitar mi blog de rutas arqueológicas por Alicante:
http://arqueologiaalicante.blogspot.com


.

Búsqueda de rutas

Datos personales

Mi foto
Historiador y guía turístico. Autor de "Guía arqueológica de Navarra", "8 planes originales para conocer Navarra" y coautor de "Cuando las cosas hablan". Colaborador de las revistas "Conocer Navarra" y "Pyrenaica". Youtuber con más de 1.000 vídeos de contenido cultural. He publicado más de 300 rutas senderistas en la red con más de 2.700 kilómetros de recorridos.