.
.

Ruta arqueológica de Miño de Medinaceli - 2/2 - Cueva de la Santa Cruz

- Primera parte de la ruta arqueológica de Miñode Medinaceli en este enlace. En esta primera parte vsitamos el Abrigo de la Dehesa o de Carlos Álvarez, abrigo con pinturas rupestres del Neolítico.

Para aquellos a los que no les guste andar o no tengan tiempo para hacer la primera parte de la ruta hay que decir que aquí se puede llegar en coche por la carretera que lleva de Miño de Medinaceli a Conquezuela. Pero quien esto haga se perderá las pinturas del Abrigo de la Dehesa y tampoco vivirá la experiencia de acercarse a este lugar andando, tal como lo hicieron aquellos que tuvieron este lugar mágico de la Cueva de la Santa Cruz.
Km. 3,250.- 30T x=537493 y=4559922 Tras dejar atrás el Abrigo de la Dehesa pronto vemos hacia la izquierda la parte más alta de algunas de las peñas que conforman el paredón de arenisca que llamó la atención a los habitantes prehistóricos de estos parajes e hizo que lo convirtieron en su lugar sagrado. Podemos desviarnos en algún momento unos metros desde la pista forestal para asomarnos desde lo alto de estas rocas a la gran llanura que se extiende a los pies de las peñas. Esta llanura fue hasta la primera mitad del siglo XX la laguna de Conquezuela que fue posteriormente desecada para habilitar los terrenos para uso agrario como podemos ver a día de hoy y para evitar la extensión del paludismo.
Panorámica de lo que fue la laguna de Conquezuela, hoy campos de cultivo
Km. 4,150.-Nuestro objetivo es bajar a la parte baja del farallón rocoso pero como desde aquí no podemos ya que las peñas caen a pico, continuaremos la pista hacia su final y luego empezaremos a bajar desviándonos un poco hacia la derecha en dirección norte para encontrar fácilmente un descenso mucho más suave que nos va a llevar a una pista a cuya vera transcurre el río Bordecorex, casi un arroyo por su disminuido caudal 30T x=537086 y=4560382.
Km. 4,450.- 30T x=536941 y=4560130 Una vez llegados la pista del río Bordecorex seguimos a la izquierda y veremos los primeros farallones de arenisca que parecen ser los guardianes de uno de los yacimientos arqueológicos y lugares de poder más singulares y atractivos de Castilla-León, la Cueva de la Santa Cruz.
Peñas cercanas al río Bordecorex y a la cueva de la Santa Cruz
Una rampa sube a la izquierda a cuyo inicio hay una fuente con agua potable. También podemos ver unos bancos de piedra cercanos. Todavía los pueblos cercanos acuden en romería a la ermita de la Virgen de la Santa Cruz y los vecinos utilizan estos bancos para almozar. Y es que la cueva y la ermita de Santa Cruz han sido lugar sagrado desde tiempo inmemorial. Entre la fuente y los bancos, muy cerca de la carretera otra sorpresa: un altar celtíbero tallado en la roca hace más de 2000 años. Conserva buena parte de los escalones y la plataforma superior. Un poco más arriba están la ermita y la Cueva de la Santa Cruz.
Altar rupestre celtíbero en el paraje de la Santa Cruz
Vemos junto a los paredones rocosos una hermosa estampa con la ermita Santa Cruz, construida en el siglo XVIII casi encastrada entre las peñas. La ermita que es muy sencilla, lo que hizo fue cristianizar lo que fue un ancestral e importante santuario prehistórico: la Cueva de la Santa Cruz.

La ermita de la Santa Cruz
Cueva de la Santa Cruz
Km. 4,630.- 30T x=537038 y=4560082 La cueva de la Santa Cruz se encuentra junto a la ermita. En su interior hay representadas más de mil pequeñas cazoletas y también varias decenas de figuras humanas que evocan ritos ancestrales y antiguas deidades y que se han datado en la Edad del Bronce. Y a la entrada de la cueva quedan los restos de una pequeña bóveda románica que recuerda que el lugar ya se uso como ermita cristiana en el siglo XII. Tienes toda la información de la Cueva de la Santa Cruz en este enlace: 
- Cueva de la Santa Cruz, santuario prehistórico.
Pasando por detrás de la ermita si nos asomamos a la pequeña terraza rocosa encontraremos lo que parece ser otro altar protohistórico. Aunque peor conservado que el primero todavía se aprecian restos de escalones y del tallado de la roca. ¿Es también un altar celtíbero? ¿Quizás el altar que hoy se conserva mejor sustituyó a este que se encuentra aun más cerca de la Cueva de Santa Cruz? ¿Fueron usados en la misma época?

Altar rupestre cerca de la ermita de la Santa Cruz
Tras visitar la Cueva de Santa Cruz bajamos a la carretera. Hay volver a recordar que hasta aquí se puede llegar en coche desde el pueblo por una pista asfaltada para los que no tengan tiempo de realizar toda la ruta. Como nosotros hemos venido paseando ahora toca recorrer la carretera en dirección a Miño de Medinaceli (hacia el sureste). No es tiempo perdido. Por una parte la carretera es muy poco transitada, por lo que no genera ningún peligro para el caminante. Y por otra parte a la izquierda tendremos las mejores vistas de estas grandes peñas de arenisca donde la Naturaleza ha dado a la piedra cierta belleza esculórica.

Peñas entre Conquezuela y Miño de Medinaceli
Cuando caminamos por la carretera estamos recorriendo el lugar donde estaba la desecada laguna de Conquezuela. Esto es importante para entender lugar. La Cueva de la Santa Cruz y el altar rupestre celtíbero estaban orientados hacia esa antigua laguna, hoy campos de cultivo. Una sugerente hipótesis explica que tanto cueva como altar quizás rendían culto a una deidad que se suponía habitaba en la laguna.
Km. 6,650.- 30T x=538601 y=4559467 Cuando llevamos 20 minutos andando por la carretera y después de que la pista gire un poco a la derecha, vemos a la izquierda vemos unas casas o corrales de piedra abandonados. Junto a ellos nace una pista de tierra que se dirige de nuevo hacia el roquedal.
Km. 6,650.- Tomamos esta pista y tras una pequeña subida volvemos a enlazar con el comienzo del paraje rocoso por el que ya pasamos cuando empezamos la ruta 30T x=538752 y=4559716.
El narizotas de Miño de Medinaceli
Solo queda volver al pueblo de Miño de Medinaceli desandando el camino ya recorrido cuando empezamos la ruta. Antes, a la izquierda veremos una curiosa peña. La llamaremos "el narizotas" ya que su aspecto semeja a una cara seria con enorme nariz.
Pero una vez el pueblo nos queda otra parada en este viaje al pasado. Ya hemos estado en el Neolítico en el Abrigo de la Dehesa, en la Edad del Bronce en la Cueva de la Santa Cruz, recordando a los celtíberos con el altar rupestre, pero ahora tenemos que dirigirnos a lo alto del pueblo para ascender a las peñas que se alzan sobre el caserío. Allí hubo un antiguo castillo musulmán. Viajamos a la Edad Media. Para subir lo mejor es encarar ladera oeste de esta peña.
Km. 8,800.-Antes de llegar a lo más alto, en una roca que está unos 10 metros más abajo de la cima de la peña podemos ver un cementerio rupestre con varias tumbas antropomorfas 30T x=540194 y=4560001


Dos tumbas antropomorfas del cementerio medieval de Miño de Medinaceli
Tras visitar estas tumbas hoy vacías pero que en su forma parecen querer atrapar el espíritu de los que aquí fueron enterrados acabaremos la ruta subiendo a lo más alto de la peña donde quedan los restos de dos antiguos aljibes y de una torre desde la cual se tienen unas extraordinarias vistas del entorno. que en su día servían para avisar a la fortificada ciudad de Medinaceli de posibles peligros que llegarán por esta zona. Pero hoy disfrutaremos contemplando el entorno que movió la espiritualidad de las gentes que habitaron este valle, el valle de Ambrona, hace miles de años.


Restos de la torre musulmana del castillo de Miño de Medinaceli
Km. 9,400.- Bajamos a Miño de Medinaceli y volvemos al siglo XXI. En este vídeo puedes conocer este pequeño pueblo.


© Julio Asunción

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Búsqueda de rutas