28 de marzo de 2021

EL HOMBRE DE LOIZU, El PRIMER NAVARRO. Ruta a la cueva donde fue encontrado

Entrada de la cueva donde apareció el hombre de Loizu

En el mes de marzo de 2021 la noticia saltó a los medios de comunicación. En una cueva del valle de Erro, cerca del pequeño pueblo de Loizu, se habían encontrado los restos de un hombre que vivió en las montañas navarras hace más de 11.000 años. Era una de las noticias arqueológicas más importantes de los últimos años. Un hallazgo único en la Península Ibérica debido al grado de conservación del esqueleto encontrado, su antigüedad y la información que dará su estudio. 

El esqueleto hallado en la cueva de Errotalde I es el esqueleto completo más antiguo de Navarra. Fue bautizado como el hombre de Loizu, por la cercanía de este pequeño pueblo. De hecho, la cueva es también un manantial que desde antiguo abastece de agua al pueblo.

Te recomiendo que veas este interesante vídeo sobre el hallazgo del hombre de Loizu:

En realidad el hallazgo se produjo en el año 2017 y se ha mantenido en secreto hasta que los arqueólogos salvaguardaran el yacimiento y extrajeran los huesos de la cueva para su estudio. 

Este importante descubrimiento se debe al grupo de espeleología navarro SaKoN. Es de destacar la manera ejemplar en que actuaron tras el hallazgo. Lo dejaron intacto, de tal manera que los arqueólogos que actualmente están estudiando el yacimiento arqueológico y los restos del hombre de Loizu podrán extraer toda la información posible para que conozcamos muchos aspectos de la vida de aquellos que poblaron la montaña de Navarra hace más de 11.000 años.  Ha sido datado hacia el año 9.700 a.C.

Uno de los integrantes del grupo, Oscar Sicilia, ha tenido la amabilidad de hacerme llegar un pequeño resumen de la exploración de la cueva y del hallazgo:


La primera exploración del club en el manantial de Errotalde I, fue el 20/10/2017. Un vecino de Erro, Iban Erneta, había avisado de que esta cavidad podría tener continuación y estaba poco explorada. El día indicado, Antonio Martín, Ismael Lázaro y Oscar Sicilia realizaron la primera exploración en esta cavidad. Ambas puertas del manantial permanecían abiertas, aparentemente forzadas. Nos pusimos en contacto con algunos vecinos del lugar (entre ellos, Alfredo, vecino de Aintzioa) para pedir permiso para su exploración. Teniendo en cuenta de que el manantial es una captación de agua para consumo humano, prometimos ser los más cuidadosos posibles. El día indicado se comenzó la exploración. Una vez dentro, visto el entramado de galerías por explorar, se decidió empezar  por las galerías fósiles y así comenzamos a explorar las partes altas de la cavidad. En esta misma visita tuvo lugar el descubrimiento de los huesos. Varias cosas nos sorprendieron en aquel hallazgo, el color ocre de sus huesos y un agujero, aparentemente de bala, en el cráneo. Inmediatamente se fotografió el lugar sin tocar nada y continuamos la exploración, la cual resultó estéril en cuanto a más restos arqueológicos.

 

22/10/2017

Dos días después, Antonio Martín, Ismael Lázaro, Iban Erneta, Mercedes Igeño, Ibai Sicilia y Oscar Sicilia, continúan las exploraciones y comienzan los trabajos topográficos. El equipo formado por Antonio e Ismael, consigue forzar un paso y añadir cientos de metros más a la exploración. Se da parte de los hallazgos al Gobierno de Navarra, sección de arqueología.


Tras los primeros estudios, el hombre de Loizu ha empezado a dar respuesta a los arqueólogos. Parece ser que tenía entre 17 y 21 años y que el agujero del cráneo, en realidad, podría estar causado por el impacto de un proyectil (lanza, flecha, piedra, etc). De confirmarse sería la muestra más antigua de actividad bélica en Navarra. 

Ubicación de la cueva de Errotalde I

El hombre de Loizu fue un cazador-recolector de los últimos momentos del Paleolítico superior. Tras su muerte, fue depositado en las profundidades de la gruta, parece que amortajado. Allí, en la oscuridad húmeda de la cueva del manantial de Errotalde, ha permanecido en un silencio que, afortunadamente para nosotros, no ha sido eterno. Ahora sus restos nos hablan desde los tiempos prehistóricos. Este importante hallazgo es una puerta en el tiempo.

Es curioso el nombre con el que se le ha bautizado. En realidad se le podía haber llamado también el hombre de Errotalde, haciendo mención del nombre de la cueva, o el hombre de Aintzioa, ya que, en realidad, la entrada de la cueva se encuentra más cerca de Aintzioa que de Loizu. Yo lo bautizaría como Sakon, nombre de sonoro que, además, hace homenaje a los que lo encontraron. Al fin y al cabo, si no fuera por estos espeleólogos, no hubiéramos sabido de este cazador prehistórico. Sakon, el primer navarro. Suena bien ¿no?



Actualmente (marzo de 2021) los restos se encuentran en estudio. Esperemos que en poco tiempo podamos ver a este cazador prehistórico en el Museo de Navarra junto a Irati, la mujer más antigua de Navarra, que fue encontrada en un abrigo cercano al pueblo de Aribe. En este enlace tienes más información. 

- Cueva de Aizpea - La mujer más "anciana" de Navarra.

Aunque la cueva no se puede visitar ya que esta cerrada para protegerla, si podemos acercarnos a la entrada en un cómodo paseo de ida y vuelta que parte del collado de Alegi. En este collado está la bifurcación de la carretera Aintzioa-Loizu. Aquí hay espacio para aparcar varios coches. El recorrido es muy sencillo, sin apenas desnivel y no llega a los 2 kilómetros. Es apto para hacer con niños. En este enlace te dejo el enlace a la ruta en Wikiloc.

- Ruta del hombre de Loizu.

Como el recorrido es bastante corto, aquí tienes una opción para ampliar la ruta. Además de visitar el entorno de la cueva, esta ruta sube desde el collado al monte Oianburu y pasa por una gran pradera donde es una gozada tirarse los días que hace bueno. También es una ruta muy sencilla y apta para todo tipo de senderistas.

- Ruta cueva de Errotalde Oianburu.


La pista que lleva a la cueva junto al cruce Loizu-Aintzioa

Agradezco a Oscar Sicilia, del grupo SaKoN, la información que me ha proporcionado sobre el descubrimiento y le felicito por ser partícipe de este importante descubrimiento. Sin duda, es una página importante en la historia de Navarra. 

© Julio Asunción

Mapa de rutas arqueológicas

9 de marzo de 2021

EL MOSAICO ROMANO MÁS GRANDE DE NAVARRA



En el Museo de Navarra, en Pamplona, podemos ver el mosaico romano más grande de Navarra.

El mosaico se encuentra expuesto en la terraza del museo, un agradable espacio al aire libre con estupendas panorámicas que fue habilitado para la visita hace pocos años. 

Este gran mosaico pertenece a una villa romana que se encontraba a poco más de un kilómetro al sur de Villafranca, localidad del sur de Navarra. 


El descubrimiento del mosaico ocurrión en abril de 1970 y se debe a Rafael Gorría, Julián Peralta, Antonio Amigot,  Carmelo Elcuaz, Joaquín Calahorra y Cándido Soret. 

Realizaban unas excavaciones en la zona ante la sospecha de que en el lugar hubiera alguna construcción antigua por los materiales que se veían en superficie (sillares, tejas, etc).

La noticia del importante hallazgo llegó al pueblo, y muchos vecinos de Villafranca acudieron al lugar para contemplar el mosaico romano.

El día 14 de abril la noticia ya se había trasladado a los medios informativos, tras lo cual se presentó en el lugar un arqueólogo de la Diputación. A finales de abril comenzaron las excavaciones oficiales, haciéndose cargo de las mismas Mª Ángeles Mezquíriz.

Y de Villafranca el mosaico viajó hasta su ubicación actual en el Museo de Navarra, ya que se consideró que no se aseguraba su conservación de manera adecuada dejándolo en el lugar original. 

El mosaico es cuadrado, de 8,10 x 8,10 metros, es decir, 66 m². En la villa se encontraron otros dos mosaicos de 5x4 metros y 5x2 metros, lo cuales también se pueden ver en el Museo de Navarra.

Otro de los mosaicos romanos de Villafranca en el Museo de Navarra

Las teselas del gran mosaico son de piedra y en colores negro, blanco, ocre y rojo. En la composición geométrica destacan grandes octógonos formados por rombos que encierran un cuadrado que contiene un nudo de Salomón.

Motivos decorativos del gran mosaico romano de Villafranca

Una curiosidad de este mosaico es que junto a uno de sus bordes aparece la superficie rehundida, formando una especie de poso de 1,10 m de diámetro y 24 cm de profundidad. No se sabe a ciencia cierta su utilidad. Se ha pensado que quizás fuese para facilitar la limpieza del mosaico.

Rehundimiento en el mosaico romano

Los materiales arqueológicos encontrados debajo y encima del mosaico permiten datarlo. Es de fines del siglo III o a comienzos el sigo IV. Se cree también que la vivienda fue destruida hacia mediados del este mismo siglo. 

Gracias a la excavación arqueológica también sabemos que la villa ya existía con anterioridad a estos mosaico. Probablemente fue construida en el siglo II y posteriormente se reformaría y embellecería con los mosaicos a fines del III o IV.

Si visitas el Museo de Navarra no te olvides del gran mosaico romano de Villafranca. Además, en la visita al museo podrás ver otros mosaicos romanos encontrados en Navarra, como los de la villa romana de Liédena o los de la villa de Ramalete. 

 © Julio Asunción

Mapa de rutas arqueológicas

8 de marzo de 2021

GORRITI - GURATZ - MENHIR DE MUGARRI HAUNDI

Caballo pastando plácidamente en la ruta

En esta ruta podrás ascender a una cima de primera categoría en Navarra, atravesar un hayedo, conocerás un menhir y un conjunto de hayas monumentales. Todo ello acompañado de buenas panorámicas.

Estos son los atractivos principales de la ruta:

- Ascenderás al monte Guratz, catalogado como de primera categoría en Navarra.

- Para llegar a la cima atravesarás un bonito hayedo.

- También verás un conjunto de hayas monumentales, de más de 200 años de antigüedad. 

- Cerca de las hayas hay un mirador de las Malloas con un panel de orientación. 

- Conocerás un monumento megalítico, el menhir de Mugarri Haundi.

Distancia: 10,25 km.
Desnivel máximo: 270 m.
Desnivel acumulado: 337 m.

Soporte GPS (track y waypoints de la ruta)
Soporte GPS en Wikiloc




La ruta es de poca exigencia, muy apta para hacer con niños (yo la hice con mi hijo de seis años). La puedes completar fácilmente en tres horas.

Parte de Gorriti, un bonito y tranquilo pueblo que está al lado de la autovía Pamplona-San Sebastián. Desde Pamplona se tarda en coche poco más de media hora en llegar al punto de partida, que está a la entrada del pueblo. 

El camino transcurre por una ancha pista al principio. Entre el frondoso hayedo conviene guiarse con el GPS del móvil. Nosotros la hicimos con niebla. Perdimos panorámicas pero el hayedo entre la niebla era algo mágico. Tendremos que repetirla para disfrutar mejor de las vistas. 

Hayedo entre la niebla en el monte Guratz

La cima está coronada con un vértice geodésico. Está en un prado muy agradable, ideal para hacer un picnic.

Vértice geodésico en la cima de Guratz

En la vuelta nos desviamos para ver el Menhir de Mugarri Haundi. Se encuentra tumbado e hincado lateralmente en el suelo junto a una alambrada. En este enlace tienes una completa ficha del mismo realizada por Luis Millán:

- Ficha del menhir de Mugarri Haundi.

Menhir de Mugarri Haundi

Cerca del menhir hay un mirador de las Malloas con panel de orientación para reconocer los nombres de los montes.

Panel de orientación del mirador de las Malloas

Y cerca del mirador hay un conjunto de hayas centenarias. Estas hayas ya existían en tiempos de la Guerra de la Independencia, hace más de dos siglos. 

Hayas bicentenarias

En resumen, ruta fácil, con muchos atractivos y apta para todos.

En este enlace tienes otra ruta que parte desde Gorriti y que visita el cerro donde estuvo el monte donde estaba el histórico castillo de Gorriti.

- Ruta Elosta, Malkorraundi y castillo de Gorriti

Y también te aconsejo darte una vuelta por el pueblo. Es un pueblo típico de la montaña Navarra donde varios de sus vecinos viven de la ganadería.

 © Julio Asunción

Mapa de rutas arqueológicas

Búsqueda de rutas